Trading de Acciones y Contratos por diferencia (CFDs)

Trading de Acciones y CFDs

¡Comience a operar con Acciones y CFDs!

Déjenos sus datos y le explicaremos paso a paso.
Reciba un Bono de Bienvenida

¿Qué son los CFD o contratos por diferencia?

CFD son las siglas en inglés para “contracts for difference” o “contratos por diferencia” en castellano. Un CFD es un acuerdo entre dos partes (un comprador y un vendedor) en el cual, el comprador le paga al vendedor la diferencia entre el valor actual de un activo en el mercado y el valor de expiración del activo (la valuación futura, al momento en que el contrato expire) sin que se realice el intercambio físico del activo del vendedor al comprador. Un CFD puede ser descrito igualmente a un contrato donde el acuerdo es hecho a través de pagos en efectivo basados en la diferencia del valor del mercado al inicio del contrato y el valor del activo en el momento de expiración del contrato.

¿Cómo se realiza una operación típica de CFD?

La ilustración de la operación debajo muestra cómo se realiza una operación de CFD. Para este ejemplo, utilizamos un trader ficticio llamado Juan. Juan decide operar en una posición corta en la acción de la compañía YZA con el fin de beneficiarse de resultados de ganancias desalentadoras;

Juan se decide a vender 10.000 acciones de YZA a un precio de $10,50 por acción. Por lo tanto, la posición apalancada por Juan vale $105.000 (10.000 x $10,50);

El apalancamiento para la operación es de 1;10, así que se espera que Juan pueda cubrir únicamente una décima parte del costo de adquisición, que es de $10,500;

El precio de la acción baja a $10 por acción. La ganancia de Juan será entonces de :

10.000 acciones (10.5-10.0) = 10,000 X 0.5) = $5.000

Así que la inversión de Juan de $10.500 le ha generado una ganancia de $5.000. De esta manera es que un trader puede beneficiarse de una operación con CFDs. Observe también que el apalancamiento permitió que Juan generase una ganancia relativa a su inversión.

¿Cómo están formados los CFDs?

En los mercados financieros, los CFDs pueden ser operados en una variedad de instrumentos que abarcan diversas clases de activos: acciones, commodities, divisas e índices. Todos estos activos tienen un precio de oferta y un precio de demanda, son operados en contratos y están apalancados.

Una operación con CFDs deberá tener las siguientes características:

  • Tales operaciones pueden ser operadas con apalancamiento, lo cual significa que el trader podrá mantener una gran cantidad de posiciones con una pequeña cantidad de capital, equivalente al tamaño de apalancamiento provisto por el broker
  • Una operación de CFD no involucra operar directamente el activo subyacente, y no existe ningún intercambio físico del activo, commodity o divisa.
  • Los CFD no tienen fecha de vencimiento, lo que se diferencia a operar con opciones.
  • Los CFD son prorrogados al día siguiente, percibiendo interés. El interés puede ser debitado o acreditado a la cuenta del trader, dependiendo de la dirección en que las posiciones del trader se encuentren. Por ende, las operaciones con CFD pueden permanecer abiertas siempre y cuando el trader tenga suficiente margen para cubrir las posiciones.
  • Los traders pueden tanto comprar como vender.
  • La acción del precio de una operación CFD refleja directamente el precio de la acción del activo subyacente
  • No existen restricciones al precio de entrada o salida de un instrumento CFD.
  • Las condiciones para los CFD no están estandarizadas. Por lo tanto, únicamente un bróker puede proveer las condiciones bajo las cuales un CFD está siendo operado.

La misma operación se puede hacer para una venta corta, así que si el precio de la acción cae por el Trader de CFD y puede beneficiarse de la caída del precio.

Los contratos por diferencia, también conocidos como CFDs, son contratos celebrados entre dos partes (comprador y vendedor), donde se establece que el vendedor ha de pagar al comprador la diferencia existente entre el valor actual de un activo y su valor final. Si bien puede ocurrir que la diferencia no sea positiva, en cuyo caso el comprador deberá hacer frente al pago. Los CFD's no son más que derivados financieros que los traders utilizan para aprovechar las bajadas y subidas de precios en sus operaciones. De ese modo, cuando los traders operan con una determinación acción en el mercado, el contrato es un derivado por el que no es necesario contar con la propiedad de dichas acciones.

Trading CFDs

Los CFDs son activos subyacentes en forma de futuros, índices, bonos, divisas o acciones. En este tipo de contratos se requiere un depósito en forma de garantía para que el inversor pueda operar tranquilamente. Desde hace un tiempo, los CFDs se han popularizado bastante, lo que ha generado que las condiciones de contratación se endurezcan. Sea como sea, el CFD resulta una alternativa bastante interesante por varias razones. Con el mismo producto se tiene acceso a diferentes mercados, además, resulta rentable tanto en las subidas como en las bajadas de precios, permitiendo posiciones cortas. También permite lo que se llama el apalancamiento, que consiste en mover bastante dinero sin que sea necesario poner encima de la pesa todo el capital invertido.

CFDs, ¿qué es?

Como ya hemos dicho, los CFDs son un derivado financiero de las acciones, futuros u opciones. Estos productos se pueden manejar a tu antojo en el mercado y obtener beneficios. Todo se lleva a cabo a través de un contrato y ya son muchos los brokers considerados convencionales que ofrecen esta posibilidad. Si bien, en el mercado también hay brokers que solo se dedican a este producto concreto.

CFDs online

Hablamos de instrumentos financieros que hoy día son muy utilizados. No solo son sencillos de manejar, sino que son dinámicos, cuentan con unas rentabilidades muy amplias y no es necesario aportar todo el dinero por la compra de acciones o futuros. De esa forma, la comodidad que ofrecen es suficiente para que muchos inversores apuesten por ellos. Resulta interesante utilizar una cuenta demo para poder practicar todo cuanto sea necesario. Si un inversor no posee el nivel de conocimientos adecuado, es mejor hacerlo así para poner a prueba sus estrategias sin ningún riesgo. Como puedes ver, su notoriedad ha ido en aumento y en nuestra página web podrás informarte sobre el despertar de estos contratos en el mercado financiero.

CFD, ¿cómo funcionan?

Es posible operar a largo y corto plazo. Los inversores pueden aprovechar a su antojo tanto las subidas como las bajadas de precios. Para colmo, existen muchos productos diferentes con multitud de divisas para ampliar las oportunidades del inversor. El aporte de una pequeña garantía es suficiente para operar y obtener una buen rentabilidad mediante pequeños movimientos. Además, es posible introducir diferentes órdenes para evitar males mayores (stop móvil, límite, stop, etcétera).

CFDs ejemplos

Trading con CFDs no significa comprar o vender un activo subyacente, sino operar adelantándonos al movimiento futuro del precio de dicho activo. Por ejemplo, si pensamos que dicho activo se va a mover al alza, habrá que comprar CFDs para obtener un beneficio proporcional a la diferencia entre el valor inicial de la compra y el valor al cierre de la operación. En el caso contrario, el inversor optará por vender CFDs y obtener un beneficio de acuerdo a la depreciación. También puede ocurrir que el precio se mueva en otra dirección, siendo la pérdida proporcional a la variación en el precio. En resumen, el beneficio o pérdida dependerá de la variación que tome el precio del activo en cuestión. De esa forma, los CFDs tienden a ser más rentables y más arriesgados cuanto más volátil sea el mercado en el que se está operando.

CFDs stocks

Los contratos CFDs son algo muy empleado en el trading online. Esto se explica por las muchas ventajas con las que cuenta. La versatilidad en cuanto al número de activos subyacentes sobre los que poder operar es una de sus mayores excelencias. De ese modo, es posible obtener una rentabilidad efectiva tanto si el valor del activo es alcista como bajista. Los CFDs no cuentan con fecha de vencimiento como ocurre con los futuros. Así, el operador puede cerrar la operación cuando quiera. Además, su acceso resulta bastante asequible por el sistema de apalancamiento que ya contamos anteriormente. Asimismo, os CFDs al presentar un volumen de negociación elevado disponen de una gran liquidez, lo que permite mayor agilidad en la ejecución de órdenes.

Invertir en CFDs

A la hora de invertir en bolsa, éste sistema resulta una magnífica opción. Estos contratos son instrumentos de inversión que permiten operar con un activo sin que el inversor tenga que tenerlo en propiedad. De ese modo, es posible invertir en CFDs con cualquier tipo de activo, ya sean divisas, acciones, materias primas, etcétera. Este mercado ofrece oportunidades similares al de las acciones, solo que cuenta con una serie de particularidades ventajosas. Lo primero es el apalancamiento, es decir, operar con importes elevados invirtiendo poco dinero.

CFD definición

Contrato por Diferencia o CFD es un contrato entre dos partes donde se establecen una serie de condiciones particulares. En realidad, se trata de un instrumento financiero en el que el inversor especula acerca del precio de un activo, teniendo en cuenta su valor inicial y su valor final al vencimiento del contrato. Con este sistema no hace falta adquirir físicamente un activo, pues su objetivo es reflejar únicamente su rendimiento. Hoy día se ha convertido en un instrumento muy utilizado en todo el mundo y desde que en 2007 se introdujeron algunos de los valores más importantes, los CFDs dejaron de ser un producto únicamente OTC.

Operaciones cfds

En el mercado bursátil existen infinidad de alternativas con las que poder operar. Se pueden comprar y vender acciones físicas o activos de una manera directa e incluso hacerlo mediante préstamos en margen. Los derivados financieros en forma de contratos de opciones o futuros también son una opción, de hecho, los CFDs son otra alternativa más a añadir. Los contratos por diferencia son similares al mercado de las opciones y futuros, aunque tienen diferencias notables. En las operaciones CFDs no existe fecha de vencimiento y en su mayoría son derivados OTC, por lo que están fuera del mercado bursátil. Además, los activos subyacentes a elegir son numerosos y es posible crear otros nuevos de manera sencilla.

Ventajas de los CFDs

Operar con CFDs trae ciertas ventajas descritas a continuación:

  • Los traders pueden operar con CFDs en una variedad de instrumentos. Así que abrir una cuenta con un bróker de CFDs permite al trader obtener una amplia variedad en qué operar y cómo operarlo.
  • Operar con CFDs puede ser realizado desde una misma plataforma. No existe la necesidad de abrir una cuenta separada para operar con acciones, divisas o commodities.
  • Las operaciones pueden ser mantenidas durante tanto tiempo como sea posible.

Desventajas de CFDs

  • Los traders podrían potencialmente perder más de los que hayan invertido en la operación original, especialmente bajo condiciones de deslizamiento, o slippage excesivo.
  • Los CFDs requieren que el trader comprometa más margen a las operaciones ya que el apalancamiento es, por lo general, menor.

A pesar de las desventajas, operar con CFDs puede resultar una aventura muy rentable cuando se abarca de la manera correcta. AG Markets permite a los traders la oportunidad de operar CFDs en diversos activos.

Si te gustaría leer las especificaciones contractuales completas de las Cuentas Estándar, por favor haz click aquí.

Partners

Español